lunes, 1 de abril de 2013

Más de 1.600 peñistas se concentraron ayer para celebrar el tradicional Día de la Mona en el "Festa Espai" de Benidorm



Más de 1.600 peñistas se concentraron ayer para celebrar el tradicional Día de la Mona en el "Festa Espai" de Benidorm (recinto municipal destinado para jornadas de convivencia festera por el Ayuntamiento). Una cita recuperada hace ya 20 años por la Associació de Penyes Verge del Sofratge, que cada año cuenta con más participantes.

La jornada de ayer arrancó sobre las 7 horas. Aunque estaba previsto abrir las puertas del recinto a las ocho, la directiva de la asociación lo hizo antes para dejar que las peñas que habían llegado con cierto adelanto pudieran empezar a montar sus toldos, mesas y sillas en el lugar. Apuntadas había 98 peñas, pero finalmente hubo que hacer sitio para alrededor de 120, según confirmó el presidente del colectivo, Mario Villar, quien añadió que también se invitó al evento a las damas y a las mayorales de 2013.

Las primeras horas del día de la Mona divirtieron más a los pequeños. Un año más la asociación contrató castillos hinchables para que los niños y niñas peñistas quemaran energía. También les repartieron 125 láminas, con lápices de colores, para que retrataran lo que quisieran en ellas, decorando después parte del lugar con sus creaciones.
Ya sobre las 13 horas se procedió a ofrecer una sustanciosa "picaeta peñista", a la que también acudieron las autoridades. Alcalde de Benidorm, Agustín Navarro, concejal de Fiestas, Cristina Escoda y otros ediles de la Corporación, del PSOE y del PP, asistieron a la cita, notándose la ausencia de los Liberales, según dejó caer un miembro de la junta directiva de la asociación. Más tarde, se celebró una partida de pilota organizada por la peña "Els Ganduls" en su 25 aniversario.

A partir de las 17.30 horas, llegarían las protagonistas del día, las "monas". Un total de 1.600 fueron encargadas para la ocasión, siendo repartidas con chocolate caliente. Tras esto, poco a poco las peñas iniciarían la recogida, despidiéndose hasta el fin de semana del 26 al 28 de abril, en el que celebrarán -aunque aún no saben dónde- la tradicional acampada peñista. El presidente de la Associació de Penyes agradeció la colaboración a los peñistas por su "comportamiento excelente", así como a su equipo, gracias a cuyo trabajo no hubiera recibido "como presidente, los agradecimientos por el buen hacer en la organización", según recalcó.
La asamblea del 93
Fue en la asamblea extraordinaria de la Asociación de Peñas de Benidorm celebrada en febrero de 1993 cuando se acordó que en la programación del año destacara la recuperación de tradiciones que se habían ido perdiendo a lo largo de los años. Gracias a ello, por primera vez en muchos años, se celebró en la Ermita de Sanz la merienda de Pascua, en la que no faltaron las tradicionales "monas", y donde se recuperarían canciones típicas de esta fiesta.
Aquella primera cita se celebró un domingo 11 de abril, y para la misma se invitó a quienes quisieran apuntarse a reunirse con su cesta de comida en la Plaça del Torrejó de Benidorm para iniciar su peregrinación hasta la Ermita de Sanz, donde se hizo la merienda, y donde la asociación montó un chiringuito con productos típicos de la tierra y vino para terminar la velada ofreciendo una gran chocolatada a los asistentes.
Desde entonces, los peñistas han seguido fieles a la cita, que durante años siguió celebrándose en la Ermita de Sanz, hasta que en 2008 decidera cambiar de ubicación al recinto ferial, para, en 2010, celebrarse por primera vez en el mismo lugar donde se venían realizando las "acampadas peñistas", la finca de la Media Legua. Fue el año pasado cuando el escenario volvió a cambiar organizándose la jornada en el espacio adecuado por el Ayuntamiento Benidorm para actos festivos junto al Trinquet Vicente Pérez Devesa.
Un dulce vinculado a la fiesta en Benidorm
El bollo denominado como "mona" era elaborado antiguamente en las casas por las madrinas, para regalarlas a sus ahijados. En ocasiones, aunque la masa se elaboraba en el domicilio, se llevaban a los hornos del vecindario para cocer. En Benidorm la merienda de la "mona" se realizaba en los años 40 en el Rincón de Loix y La Cala, cuando las playas tenían dunas en donde jugaban los niños y en el Rincón aún había un almacén de la almadraba. En Pascua se llevaba hasta allí la merienda, desde el estanque que había a la altura del actual hotel Brisa, hacia la montaña. Hoy, son las peñas quienes organizan este día, pero también las mayoralas de la Comisión de Fiestas Mayores Patronales quienes venden los tradicionales bollos durante la semana previa a Pascua.
Fuente: DiarioInformación

No hay comentarios:

Publicar un comentario